¿Porqué no estoy escribiendo?

El pasado miércoles 24 operaron a mi padre, una operación de espalda complicada que requiere de descanso y cuidados. Estuve en el hospital el día de la operación, un rato al día siguiente y el tercer día empezaron a aparecer los síntomas. Tuve que llamar a mi hermano para que viniera él a cuidar de mi padre, me costo mucho tomar la decisión de hacer esto, todavía, emocionalmente, me cuesta mucho  cuando tengo que decir ” no puedo”, esto forma parte de mi aprendizaje, lo sé, pero  aún así, es duro..

Hice uso de la  mascarilla mientras estaba en el hospital pero no fue suficiente, los hospitales apestan!!

Además, el lunes me habían quitado los últimos tres amalgamas dentales que me quedaban y he iniciado un tratamiento de desintoxicación más fuerte, ya sabia que podía tener una recaída,la Doctora Goodman me había avisado.

Escribiré  sobre la chlorella, la meditación, el tratamiento, los amalgamas en cuanto me sienta mejor…

Ahora estoy en casa de mi padre, se ha acondicionado la casa para que yo pueda estar aquí y así poder estar con él mientras se recupera.

Pongo en práctica durante estos días algunas cosas que he aprendido en estos dos años:

Mantener la calma.

Darle prioridad a la importante, que en este caso es cuidar de mi padre sin desatenderme a mi.

Disfrutar de lo que ocurre AHORA en mi vida, darle sentido a lo que acontece, en este caso es disfrutar de la compañía de mi padre, hacia muchos años que no pasaba tantísimo tiempo a su lado.

Aunque han vuelto algunos síntomas, la intensidad no es como era al principio cuando las recaídas eran días de permanecer en cama.

Soy consciente de que no he descansado tanto como lo venia haciendo y es por este motivo por el que decido dedicarme únicamente a mi padre y dejar cosas  menos importantes para otro momento….

Os quiero,

Amaya

3 Comentarios en “¿Porqué no estoy escribiendo?

  1. Felicitaciones por tus avances, por lo que dices progresas adecuadamente: a velocidad constante y siempre para adelante!

    Un besote.

  2. Que bontia forma de afrontarlo, comparto contigo la manera en que lo has vivido.. a mi me habria ocurrido lo mismo y probablemente me hubiera tenido que trabar el ” no puedo” jeje asi que te comprendo bien. Espero que no hayas pagado un precio muy alto,sabia elección…

    Un abrazo.

    • Pague un precio, mentiria si te digo que todo fue fenomenal y que no note el cambio y el cansancio.
      Además coincidió con el comienzo del nuevo tratamiento de quelación y tuve una mini recaída…
      Deje la quelación para cuando mi higado esté mejor y sea capaz de desintoxicar más eficazmente y yo elegiré un época diferente, unos días en los que solo me dedicare a mi y al tratamiento.
      Un beso princesa,
      Amaya

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *