Fibromialgia parte 2: Alimentación

La máxima “hay que comer de todo” no se cumple en el empeño de mejorar los sintomas de fibromialgia. Lo único que hay detrás de esta frase es falta de información.

Los dolores suelen mejorar notablemente e incluso llegar a desaparecer con un cambio en la dieta. Desde que cambié mi forma de alimentarme hace 3 años, los dolores han mejorado muchísimo, de hecho algunos días no tengo ni el mínimo dolor.

5 alimentos que no te ayudan

1. Azúcar: absolutamente y de cualquier tipo, venga disfrazada de la forma que venga ( edulcorantes, azúcar blanca, morena o  de caña etc…) La fructosa proveniente  de la fruta fresca es la única beneficiosa, si no se tiene candidiasis.

2. Lácteos: todos ellos, leche, nata, quesos.

3. Solanáceas: patata, tomate, berenjena y  pimiento.

4. Glúten: Cereales con gluten y sus harinas.Los únicos cereales que no contiene gluten son la quinoa, el arroz, el mijo, el amaranto, el maiz y el trigo sarraceno.

5. Conservantes, colorantes, espesantes y aditivos artificiales.

Lee siempre los ingredientes de los alimentos que compras pues muchos contienen estas sustancias. Por ejemplo las patatas onduladas suelen llevar azúcar. Comprobarás la relación de estos alimentos con tus síntomas  después de unos tres meses seguidos sin ingerirlos. Lo difícil es empezar. Una vez te acostumbres a comer de manera saludable y tras ver tu mejoría, tu propio cuerpo te pedirá seguir así.

8 Comentarios en “Fibromialgia parte 2: Alimentación

  1. Hola Amaya, preciosa
    me ha encantado esta entrada..yo estoy de acuerdo con esos alimentos, pero a mi me cuesta dejarlos, es normal?es como si tuviera un enganche ahi extraño..
    Gracias por toda tu información que tanto nos ayuda

    a ver si se ve el comentario!
    un besote
    Lur

    • Hola mi querida Lourdes,
      ya es un paso que seas consciente de que esos alimentos no te benefician y es muy normal que tengas esa especie de enganche del que me hablas,me es familiar, y no solo por mí, son muchas las personas que me cuentan que los alimentos que más síntomatologia les dan son los que más les cuesta dejar….
      Sobre todo el azúcar, que es adictiva y como tal, conlleva un esfuerzo y mucha voluntad para dejarla.
      Proponte ir dejando alimentos nocivos poco a poco, comer saludable y de acuerdo a lo que a tu cuerpo le sienta bien y le nutre, es el máximo gesto de autorespeto que una persona se pueda otorgar a si misma!!
      Amaya

  2. yo ya apenas como , no tengo apetito , como azucar porque soy hipoglucémica y no puedo dejar el azucar ¿ que hago ? no como fruta ni verdura porque no me gusta nada , no como carnes rojas ,solo pollo o lomo muy de vez en cuando , ceno cereales con leche pero nada mas, la verdad es que se hace ya muy difícil creerse nada , nos han contado tantas mentiras que yo ya no me creo nada , el médico no me ha dicho nada en referencia a la alimentación , bueno , como estoy ya desahuciada ya no me dice nada porque ya no me atiende siquiera , solo que me ponga la morfina y nada mas , es lo último que me dijo antes de decirme que ya no valía la pena atenderme por lo mal que estoy ya .saludos .

    • Blanca,
      como te encuentras?
      gracias por dejar tu comentario.
      no dices en tu comentario si estás diagnosticada de fibromialgia pero imagino que sí pues has dejado el comentario en una entrada sobre la importancia de la alimentación en la fibro.
      la alimentación es la base para comenzar a recuperarse junto con un buen tratamiento ortomolecular y muchas cambios en los hábitos de vida.
      siento que no te encuentres bien, yo sé que se puede mejorar pues así me ha ocurrido a mi, hay que tener una enorme disciplina y mucha paciencia pues el proceso de recuperación es muy lento.
      te mando un fuerte abrazo y deseos de sanación,
      Amaya

  3. Pingback: Fibromialgia I:Qué es. | La Sanación de Amaya

  4. Pingback: ¿Todo esto para qué? | La Sanación de Amaya

  5. Pingback: El pasado,presente y futuro de Amaya | La Sanación de Amaya

  6. Pingback: Cuando el Dolor acecha, la Actitud es lo que Cuenta… | La Sanación de Amaya

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *